Carmelitas Descalzas Altea
"Vivir en obsequio de Jesucristo"

Miércoles de Ceniza: el inicio de la Cuaresma 2019

La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza este 6 de marzo de 2019 y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

 

* “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

Origen de la costumbre Antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios. Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas usadas el Domingo de Ramos de año anterior. Esto nos recuerda que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada. También, fue usado el período de Cuaresma para preparar a los que iban a recibir el Bautismo la noche de Pascua, imitando a Cristo con sus 40 días de ayuno. El ayuno y la abstinencia El miércoles de ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre. La oración La oración en este tiempo es importante, ya que nos ayuda a estar más cerca de Dios para poder cambiar lo que necesitemos cambiar de nuestro interior. Necesitamos convertirnos, abandonando el pecado que nos aleja de Dios. Cambiar nuestra forma de vivir para que sea Dios el centro de nuestra vida. Sólo en la oración encontraremos el amor de Dios y la dulce y amorosa exigencia de su voluntad. Para que nuestra oración tenga frutos, debemos evitar lo siguiente: La hipocresía: Jesús no quiere que oremos para que los demás nos vean llamando la atención con nuestra actitud exterior. Lo que importa es nuestra actitud interior. La disipación: Esto quiere decir que hay que evitar las distracciones lo más posible. Preparar nuestra oración, el tiempo y el lugar donde se va a llevar a cabo para podernos poner en presencia de Dios. La multitud de palabras: Esto quiere decir que no se trata de hablar mucho o repetir oraciones de memoria sino de escuchar a Dios. La oración es conformarnos con Él; nuestros deseos, nuestras intenciones y nuestras necesidades. Por eso no necesitamos decirle muchas cosas. La sinceridad que usemos debe salir de lo profundo de nuestro corazón porque a Dios no se le puede engañar. Conclusión Como vemos, la ceniza no es un rito mágico, no nos quita nuestros pecados, para ello tenemos el Sacramento de la Reconciliación. Es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección.

Está Reconciliación con Dios está integrada por el Arrepentimiento, la Confesión de nuestros pecados, la Penitencia y finalmente la Conversión. El arrepentimiento debe ser sincero, reconocer que las faltas que hemos cometido (como decimos en el Yo Pecador: en pensamiento, palabra, obra y omisión), no las debimos realizar y que tenemos el firme propósito de no volverlas a cometer. Y finalmente la Conversión que como hemos dicho es ir hacia delante, es el seguimiento a Jesús. Es un tiempo de pedir perdón a Dios y a nuestro prójimo, pero es también un tiempo de perdonar a todos los que de alguna forma nos han ofendido o nos han hecho algún daño. Pero debemos perdonar antes y sin necesidad de que nadie nos pida perdón, recordemos como decimos en el Padre Nuestro, muchas veces repitiéndolo sin meditar en su significado, que debemos pedir perdón a nuestro Padre, pero antes tenemos que haber perdonado sinceramente a los demás. Y terminemos recorriendo al revés nuestra frase inicial, diciendo que debemos escuchar y leer el Evangelio, meditarlo y Creer en él y con ello Convertir nuestra vida, siguiendo las palabras del Evangelio y evangelizando, es decir transmitiendo su mensaje con nuestras acciones y nuestras palabras.



P. René, capellán, Carmelitas Descalzas Altea. 

Archivo


Volver al resumen

02/12/2018

Cómo encontrar el camino de regreso 1ª DOMINGO DE ADVIENTO

“El camino de regreso no es tan difícil como te perece ahora. Satanás quiere hacerte creer que es imposible; pero eso no es verdad. El Salvador dio su vida para que tú puedas vencer completamente los problemas que enfrentas “
El propósito de mi mensaje es ayudar a muchos de vosotros a encontrar la vida que queréis tener, no la que vivís ahora.
Te hablo a ti, que estas atrapado en un estilo de vida que no disfrutas ni quieres. Tal vez públicamente afirmes que estas muy bien y rechaces los esfuerzos de otros por ayudarte diciendo que sabes bien lo que haces y que puedes arreglártelas solo. Pero cuando estas a solas, te sientes desdichado, desamparado y a veces con temor; evitas pensar demasiado en lo que estás haciendo; te parece que las paredes te aprisionan; te inducen apetitos que brindan momentáneo placer físico, pero que están seguidos de periodos de profunda depresión. Permíteme ayudarte mientras razonamos juntos.
No es necesario especificar tu problema para ayudarte a vencerlo. Sea cual sea, si viola los mandamientos del Señor, proviene de Satanás; y, si tu aplicas principios justos, el Señor puede vencer toda la influencia de Satanás.
Créeme, el camino de regreso no es tan difícil como te parece ahora. Satanás quiere hacerte creer que es imposible; pero eso no es verdad. El Salvador dio su vida para que tú puedas vencer completamente los problemas que enfrentas.
Cuando alguien menciona los errores que cometes, ¿tiendes a mentir sobre ellos, a hacerlos parecer mucho más leves de lo que en verdad son? ¿Admites sólo lo que se ve, tratando de ocultar a los demás lo mala que es realmente tu situación? Y lo peor de todo, ¿te mientes a ti mismo, haciendo de cuenta que todo está bien cuando no es así? Esa actitud te priva de la ayuda que necesitas y es una puerta abierta a problemas peores.
Quizás tengas miedo cuando eres sincero contigo mismo. Hay muchas razones; una es que cambiar te exige seguir un camino desconocido, angosto y cuesta arriba; el otro parece agradable y fácil, pero lleva al pesar. Ninguno de tus compañeros de error te ayudara cuesta arriba, pues sólo piensan en sí mismos. Tú sabes que la consecuencia de seguir el otro camino es la infelicidad, el fracaso, la desilusión y un temor mayor. Tus amigos no te quieren, sino que te usan para sus fines. ¡No los escuches!




Lucifer hará lo posible por tenerte cautivo; ya conoces su estrategia. E1 te susurra:




“Nadie sabrá.” “¡Sólo una vez más!”




“No puedes cambiar; ya lo intentaste y no pudiste.” “Es demasiado tarde; has ido muy lejos ya.” No permitas que él te desaliente.



Volver al resumen


 
 
 
Correo
Llamada