Carmelitas Descalzas Altea
      " Vivir en obsequio de Jesucristo "

  ADVIENTO

Es un tiempo de búsqueda, de encuentro contigo mismo, de cambios y de silencio interior. Te proponemos seguir las cuatro semanas con estas reflexiones para que, con tu esfuerzo y la ayuda del Señor, cambies tu vida. Sólo así será una Navidad que te ha hecho crecer y madurar en tu vida.

 

3ª SEMANA DE ADVIENTO: LA ALEGRÍA. “Os lo repito estad alegres”

Navidad tiene que ser un tiempo de profunda alegría. Ha nacido nuestro Salvador: el niño Jesús. Sin embargo, todos conocemos a alguien o hemos escuchado, como para muchos es tiempo de nostalgia, tristeza e incluso depresión. Las razones que explican ese fenómeno son muy variadas. Muchos de ellos son totalmente comprensibles. Hay muchas personas que necesitan hasta algún tipo de ayuda profesional.

¿Cómo no alegrarse si Dios se hace hombre? Lo eterno se hace finito. El Todopoderoso se hace un niño indefenso. El Dios del Universo, se viste de pañales, y nace en un establo, entre animales. En medio a la pobreza, la suciedad, lo precario, lo humillante… ¿Quién de nosotros puede sentirse “avasallado” por Él? No es posible tenerle miedo. Un bebé, que nace en un lugar como ese pesebre, ¿qué puede asustarnos? Más bien, pareciera como si estuviese pidiendo que lo ayudemos, que lo acojamos, pues necesita nuestro cariño. Necesita nuestra protección, como todo niño recién nacido. Es como si ya desde el nacimiento se estuviera arrodillando a nuestros pies, tal cual, en la Última Cena, para servirnos, poniéndose en nuestras manos.

Para eso ha venido. Para traernos la alegría, el gozo y la felicidad. Nos ha traído la victoria sobre la muerte y el pecado. Su encarnación y nacimiento ha marcado un hito en la historia de la humanidad. Ya la vida del hombre no puede seguir siendo la misma. Es un acontecimiento de tal magnitud, que no podemos permanecer indiferentes.

Se hizo hombre. Por lo tanto, Dios elevo la dignidad del ser humano a una dignidad divina. Esto es importante de comprender. Ahora, ya no somos simplemente creaturas, sino hijos en el Hijo, y por lo tanto, herederos de toda su Gloria. Junto con Jesús, la humanidad se hizo divina. ¿Cómo no alegrarnos? ¿Cómo consentir la tristeza o nostalgia? Ya sé que podemos recordarnos de aquellos momentos en los que estábamos con nuestros padres o abuelos, o un familiar muy cercano. Quizás mi pareja o uno de mis hijos. Quizás uno de mis mejores amigos… Tantas cosas que pasaron y pasan en nuestra vida. Pero en vez de sufrir y entristecernos, aprovechemos estas fechas para abrirnos a la alegría que nos trae el niño Jesús.

No miremos las dificultades y cruces de la vida. Fijemos la mirada en Dios, que vino a salvarnos. Abramos el corazón y espíritu a la gracia de Dios, que quiere nacer en el corazón de cada uno de nosotros. El día 25 es una fecha que celebramos el hecho del nacimiento de Cristo.  Pidámosle que, más allá de las condiciones en que nació Jesús, así como las circunstancias por las que podamos estar pasando ahora, sea la alegría lo que llene nuestro corazón de gozo y felicidad. Jesús es el único que viene a dar sentido auténtico a la vida. Irradiemos a todos nuestros familiares, amigos y conocidos la razón de nuestra alegría: el nacimiento de Jesús, ¡navidad es Jesús!

PROPUESTA:

En esta semana plantéate si eres capaz de buscar una alegría que sea profunda. No tengas miedo de adentrarte en ti mismo, y buscar, buceando los motivos que tienes, como cristian@ para tener una alegría que nace en la buena noticia del evangelio. Lee y medita la parábola del sembrador (Mateo,4:1-9).

Momento de oración: ¿Cómo despierta Jesús mi alegría?


P. René, capellán, Carmelitas Descalzas Altea. 



Archivo


Volver al resumen

15/10/2018

CRECIENDO HACIA DENTRO

Con la llegada del otoño, la naturaleza se abre a la vida, invitándonos al sosiego y a la paz interior. Todo se embellece con unos colores que nos trasladan a nuestro ser más íntimo. Parece que la llamada del eclesiástico: “Te llevaré al desierto y allí te hablaré al corazón” es una clara invitación a vernos por dentro con el ojo del espíritu. Intentemos pues buscar nuestra armonía interior que nos capacite para crecer y madurar por dentro. Busquemos espacios, creando un clima que nos favorezca para escuchar a nuestro Padre Celestial. ¡Cuántas cosas nos tiene preparadas! Escuchemos su voz y sintonicemos con su bondad.

Aprendiendo sobre nosotros mismos.

Todo arte se aprende, todo oficio se enseña. Existe un arte de vivir como existe un arte de amar, y por lo mismo un arte de la vida interior. Este arte tiene sus guías. Entre ellos el más precioso se encuentra en el interior de uno mismo. Poco importa el nombre que se le dé. Se puede, con Agustín, llamarlo el «Maestro interior». Pero debe de ser descubierto. Los otros maestros no tendrán otra función más que la de favorecer este encuentro de uno mismo con el Si-mismo supremo, el elemento más vivo del ser. El arte de la vida interior es sutil. Va desde el conocimiento de uno mismo hasta la iluminación pasando por la ascesis, la concentración, la meditación y la oración. Comporta el aprendizaje de la pobreza interior, del perfecto renunciamiento. Desemboca en el vacío. En el fondo del fondo de la dimensión interior se encuentra un lugar que la mayoría de los hombres no visitan. Se puede nacer, vivir mucho tiempo y morir ignorándolo. Se puede creer tocarlo pero él retrocede a medida que uno se le aproxima, porque él siempre es algo a conquistar, salvo para los perfectos de los cuales él es el lugar esencial. Es el centro de la rueda que permita a esta moverse. Este vacío se llama así porque no sabríamos darle un nombre.

¿Cómo comenzar esta búsqueda?

«Buscar primero el reino de Dios». A esta frase de san Mateo (6, 33) sigue esta de san Lucas (17,21): «El reino de Dios está dentro de vosotros». Así, el cristiano está informado de que debe buscar antes que nada el reino y que este se encuentra en él. Estos dos textos engloban la vida cristiana. Es a partir de ellos que la aventura cristiana comienza y se despliega para dar muchos frutos.

















Aprendiendo sobre nosotros mismos.

Todo arte se aprende, todo oficio se enseña. Existe un arte de vivir como existe un arte de amar, y por lo mismo un arte de la vida interior. Este arte tiene sus guías. Entre ellos el más precioso se encuentra en el interior de uno mismo. Poco importa el nombre que se le dé. Se puede, con Agustín, llamarlo el «Maestro interior». Pero debe de ser descubierto. Los otros maestros no tendrán otra función más que la de favorecer este encuentro de uno mismo



Volver al resumen


Correo
Llamada