Santoral Carmelitano.

     Testigos de Jesús, el Señor, que han trasmitido el carisma a través de los tiempos. No sólo han bebido de la fuente del Carmelo, sino que han enriquecido el carisma dentro de la Iglesia.

      En ellos podemos contemplar la acción del Espíritu Santo que nos va indicando el camino a seguir.