Desde mi ventana.

DOMINGO DE RAMOS